Obsertatorio Metropolitano de Seguridad Pública

Se llevaron a cabo las IV Jornadas de Justicia y Seguridad

26 de Octubre del 2015

El Jueves 8 de Octubre de 2015 se realizaron las IV Jornadas de Justicia y Seguridad, organizadas por el Departamento de Derecho Penal de la Universidad Católica Argentina y el Instituto Superior de Seguridad Pública de la Ciudad. Fue libre y gratuito a la comunidad.

El Jueves 8 de Octubre de 2015 se realizaron las IV Jornadas de Justicia y Seguridad, organizadas por el Departamento de Derecho Penal de la Universidad Católica Argentina y el Instituto Superior de Seguridad Pública de la Ciudad.

El comienzo de la actividad estuvo a cargo del Decano de la Facultad de Derecho, Dr. Daniel Herrera, quien en la apertura destacó la importancia del rol de la justicia penal y las fuerzas de seguridad para mejorar la situación de seguridad que se vive en la actualidad con un aumento de los hechos delictivos, y la falta confianza en las instituciones por parte de la sociedad

Finalmente, hizo un llamado a involucrarse y participar en la búsqueda de posibles soluciones, afianzando las relaciones entre las instituciones judiciales, policiales y académicas a fin de poder encontrar la paz social.

Luego, fue el turno de la Rectora del Instituto Superior de Seguridad Pública, Dra. Marcela De Langhe, quien realizó un repaso de los temas tratados en las tres ediciones anteriores de las jornadas, resaltando la importancia de la relación y trabajo conjunto entre la justicia y seguridad en cada una de ellas.

Manifestó que es inconcebible una sociedad sin alguna de ambas partes, y que “No es posible alcanzar seguridad ciudadana sin justicia”. También que ambos conceptos, deben estar presentes en todo momento y lugar. Para terminar, la Dra. De Langhe sostuvo que “No hay que desvincular la Justicia de la Seguridad. Y hay que trabajar para tener una Justicia más justa, y una seguridad más segura. Para finalmente obtener una Justicia segura y una Seguridad justa.”

A continuación, expuso el Jefe de la Policía Metropolitana, Horacio Giménez, quien hizo hincapié en que este fue un año diferente en el trabajo de las fuerzas policiales debido a que se mejoraron los lazos con el Poder Judicial; y cerró destacando la importancia de las actividades conjuntas entre personal policial, judicial y académicos para mejorar la coordinación del trabajo diario.

El primer panel denominado “Modelos policiales comparados”, estuvo integrado por el Dr. Fernando Bosch, el Dr. Manuel Izura y el Mg. Carlos Guillermo Blanco, y fue moderado por el  Dr. Martín Nessi.

El Dr. Fernando Bosch desarrollo los distintos modelos convencionales de fuerzas policiales del mundo manifestando que cada modelo tiene sus propios matices, y no hay uno mejor que otro, sino que “Cada modelo es heredero de su época”.

El modelo tradicional, que responde a una impronta militar, combina con un régimen de “doble escalafón” con personal separado por categorías. Luego, expuso el nuevo modelo, donde la formación inicial se produce en el sistema educativo y no se observa división en escalafones, sino que existe integración de todos los aspirantes. Para finalizar, mencionó que los procesos de formación requieren de políticas públicas sostenidas en el tiempo y también de enseñanza en valores.

Por su parte, el Dr. Manuel Izura, Rector del Instituto de Formación y Capacitación en Seguridad Pública de Vicente López, relató la experiencia de su institución que comenzó con la creación de las llamadas “policías locales” en la Provincia de Buenos Aires. Esta es una fuerza policial de tercer grado que responde a los reclamos concretos de los vecinos en materia de seguridad.

Las principales características de la fuerza son: sus tareas de prevención, la proximidad en el contacto con los vecinos, la pertenencia a un territorio delimitado y la identificación de la ciudadanía. También, se refirió al proceso de formación y su cuerpo docente, integrado por jueces y fiscales de la zona norte. Asimismo, resaltó que los aspirantes dependen de la Provincia de Buenos Aires, y luego de seis meses de entrenamiento y capacitación, se gradúan como integrantes de la Policía Bonaerense.

Posteriormente, el Mg. Carlos Guillermo Blanco, Comandante Mayor GNA (R), se refirió a la historia y desarrollo de las fuerzas policiales comparando los modelos europeos de Francia, Inglaterra y España. Aunque cada uno de ellos, presentó características particulares, se destaca el impacto que tuvieron estos modelos en el resto del mundo. Específicamente en América Latina, donde la mayoría de los países adoptó un sistema descentralizado de fuerzas de seguridad, dando como resultado un modelo dual: gendarmería nacional y policía federal por el otro.

A continuación se desarrolló el Panel II llamado “El impacto del sistema procesal acusatorio en el trabajo policial” integrado por el  Dr. Raúl Plee,  el Dr. Santiago Quian, y el Dr. Gabriel Unrein, moderado por el  Dr. Martín Casares.

Para empezar, el Dr. Ricardo Plee, Fiscal General ante la Cámara Federal de Casación Penal, basó su exposición en el análisis de la nueva Ley Orgánica del Ministerio Público Fiscal.  Sostuvo que es necesario un análisis detallado debido a su alcance a nivel nacional y federal para poder conocer el tipo de Ministerio Público Fiscal que propone la nueva ley. Como punto a favor, mencionó que está de acuerdo con la organización jerárquica que se propone y el rol que se le asigna al fiscal. Sin embargo, también explicó que este modelo en ocasiones puede ocasionar problemas de injerencia política debido a la forma de designación del Procurador General de la Nación y las amplias facultades que la ley le otorga. Esto se ve reflejado, en la estructura y forma de designación directa de los titulares de las fiscalías de distrito y las procuradurías sin concurso publico abierto. Para concluir, propuso la reforma de la Ley Orgánica del Ministerio Público Fiscal, adecuándola a preceptos constitucionales, a fin de otorgar mayor transparencia, razonabilidad y garantías a la sociedad.

Luego fue el turno del Dr. Santiago Quian, Juez Nacional en lo Criminal de Instrucción, quien hizo mención a los inconvenientes en la aprobación e implementación de la Reforma Procesal Penal. Sostuvo que la figura del Fiscal en términos del Nuevo Código Penal y la Ley Orgánica del Ministerio Público Fiscal, lo asemejan a una figura del Sistema Inquisitivo o Mixto. Y que la forma en que está planteada la entrada en vigencia del nuevo  Código Procesal Penal de la Nación, afecta la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires. Debido a que, en lugar de avanzar con la transferencia de competencias por convenios, se establece que el sistema comience a regir para la justicia ordinaria y no así federal.

Para finalizar el Dr. Gabriel Unrein, Fiscal de Cámara en lo Penal, Contravencional y Faltas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, explicó las características del sistema penal acusatorio porteño destacando la necesidad de coordinar la actividad de los fiscales con la policía y fuerzas de seguridad para poder mejorar el trabajo en equipo y lograr un mayor aporte en materia de seguridad. Además señaló que para realizar mejoras en seguridad ciudadana, el Ministerio Público Fiscal, debe trabajar en disminuir los niveles de impunidad a través de la investigación, persecución y aplicación de sanciones efectivas de los hechos ilícitos.

Para cerrar las Jornadas de Justicia y Seguridad, el Dr. Luis Velasco, Profesor de la Universidad Católica Argentina y Coordinador de la Especialización en Derecho Penal, realizó algunas conclusiones. Manifestó que está convencido de mejorar el funcionamiento de  la justicia penal, como el sistema de seguridad. Por eso es importante trabajar en conjunto y lograr una justicia comprometida e idónea.

Finalmente el Subsecretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad, Horacio García, sostuvo que es imprescindible el trabajo de coordinación de las fuerzas policiales y la justicia. Con el nuevo Sistema Acusatorio, la relación directa se da entre fiscales y policías y necesitan del apoyo en conjunto para combatir el delito. A su vez, es necesario que desde el sector político, el Poder Ejecutivo apoye a las fuerzas de seguridad para enviar claras señales acerca de la voluntad de luchar contra hechos delictivos. Para ello, la capacitación adecuada y un trabajo en equipo organizado, son las claves para alcanzar el máximo nivel en seguridad ciudadana.

Imágenes